Entradas

Fantasías

Imagen
Son las diez y media de la noche, no he bebido nada, no me he tomado  ningún calmante, incluso me he pellizcado para demostrarme que lo que  estoy viendo es verdad: Christian Bale está detenido a tan sólo unos  metros de distancia, mirándome...

Te Extraño

Imagen
Te echo de menos.

Te echaba de menos.

Te echaré de menos.

A ti.

A vosotros.

Primero: Loky.

Segundo: Thor.

Tercero: Kyra.

Tres perros.

Tres amores que demuestran su amor incondicional.

Son mi debilidad, sí, lo digo ALTO y CLARO.

Porque no me importa confesarlo.

Por mis perros, cualquier cosa soy capaz de hacer.

Jamás imaginé cómo se puede querer tantísimo a un perro.

A veces, creía que sería descanso, paz, desconexión.

Ahora sé que no.

Porque nuestros paseos son geniales. Paseos que me ayudan a alejar de mi mente esos malos

pensamientos, que me ayudan a inspirarme para escribir, que me relajan y, sobre todo, que me

provocan que me enamore más de ellos.

Hace cuatro días, sentía nostalgia por mi perro. Ahora, pensar que vuelvo a mi ciudad, que no veré a

otros dos perritos que me han robado el corazón, me dan ganas de llorar.

¿Cómo es posible que me sienta tan triste cuando están lejos?

¿Cómo pueden crear ese sentimiento de amor tan bonito?

Porque ellos no te traicionan, más bien al revés.


Cambios

Porque a veces son tan monótonas, que aburren.

Sin embargo, resultan tan placenteras...

Mi rutina consiste en: levantarme, bajar a los perros, ir a trabajar, llegar a casa, y...

No tengo ganas de hacer nada.

Y debería hacer cosas, más el cuerpo, la mente, no me deja.

Me siento agotada y sin ganas, sin fuerzas que me animen a seguir luchando.

Porque, en ocasiones, tenemos derecho a caer.

Aunque no te das cuenta  de dónde estás sumergida, hasta que no sales de esa rutina.

Bien, porque tienes que hacer un favor a alguien, bien por el trabajo, que debes cambiar de vida

por unos días... Es ahí, cuando echas de menos lo que hay a tu alrededor; tu ciudad, tu casa,

tus animales, tus cosas, etc. Y eso no significa que estés mal en tu nuevo destino.

Significa cuánto lo valoras.

Durante unos días he cambiado de ciudad.

Y me gusta el resultado. Tanto es así que mi mente empieza a pensar,

¿y si le doy un giro a mi vida? ¿Y si arranco de una vez y me centro en aquello que me gusta?

La oportunidad e…

NO LO LLAMES AMOR...

Imagen
Hoy os traigo algo diferente.

Faltan sólo 21 días para que salga.

Sí, estoy hablando de la nueva novela de Noelia Amarillo.

Sinopsis de No lo llames amor: La convivencia no es fácil en una comunidad de vecinos. En la mía hay malentendidos, vecinos cotillas, niños ruidosos, ancianas de rígidas tradiciones, mujeres de disipadas costumbres (por lo visto, una de esas soy yo), divorciadas rompepelotas, apuestos metrosexuales y, aunque te cueste creerlo, hasta un par de personas que están en sus cabales. Bueno, más o menos... 

En medio de esa fauna urbana habito yo. Y vivo, mejor dicho, vivía, muy tranquila, hasta que me he vuelto loca por un nuevo vecino... Es un hombre solitario, de mirada taciturna y labios golosos que se ha instalado en el edifi cio hace un par de meses con su abuela, que, por cierto, es mi enemiga acérrima. ¡Estoy pensando en liarme con él solo para molestarla!

Aunque claro, el que cada vez que lo veo me muera por besarlo es un plus. Y si esto no fuera suficiente para al…

Sólo Tú

Imagen
Tú,

Eres la luz de mis ojos,

Desde que llegaste a mi vida,

Fue un momento muy especial.

Siempre quise tenerte, más no podía,

Tuve que esperar años para tenerte.

Jamás creí que tocarte, pudiera ser real.

Llegar a casa y recibir tu mirada,

Es maravilloso.

Sentirte a mi lado por las noches,

Es increíble.

Eres el amor de mi vida.

Mereció la pena traerte a mi vida.

Porque tú eres el gato de mi vida.

Los Sueños

Imagen
Anoche tuve un sueño, era uno de esos que cuando despiertas, tienes ganas de saber qué ocurre. Parecía una novela romántica con pequeños toques de acción. Él era el protagonista y me buscaba constantemente. A mí me perseguían porque querían sacarme información, aunque mi sueño no lo desvelaba. Yo no hacía más que correr, agotando mis fuerzas, mirando de cuando en cuando hacia atrás. Sin entretenerme, giré por una callejuela, no sabía a dónde me dirigía, pero vi la reja de una casa abierta. Tenía que esconderme. Recé porque el dueño de aquella hermosa casita, no me descubriera, porque no sabía ni qué le podría decir. Me oculté entre unas macetas, llenas de flores de color rosa, agazapada, agarrándome al macetero, temblando. Miraba entre las hojas, esperando a verles pasar, más no veía nada, con lo que llegué a ilusionarme con haberlos perdido de vista. Concentrada como estaba, me asusté cuando una mano me agarró el hombro. No me atreví a girarme, ya imaginaba que  me habían descubierto…

CUENTO DE PIRATAS

Imagen